Invertir en Arte es más rentable que invertir en Bolsa

Invertir en Arte es más rentable que invertir en Bolsa


AGUSTÍN VELASCO extraido de GQ

Resultado de imagen de invertir en arte

Diciembre es un mes en que se suele decidir la estrategia de ahorro e inversión para el año entrante. En este momento, el dinero ocioso no encuentra acomodo en ningún valor seguro.

El escenario financiero no ofrece salidas fáciles y las opciones no son nada atractivas dados los bajos intereses de los depósitos bancarios, la sospecha del comienzo de una nueva crisis económica que hace volátil cualquier estrategia en bolsa, o la amenaza de una nueva burbuja inmobiliaria a punto de estallar. Nada da los réditos de antaño, salvo quizás el arte que es posible se convierta en el refugio que todos buscan para su dinero.

Las cifras lo dejan claro: Aunque el índice S&P 500 de EE.UU. ha aumentadoen los últimos años un 33%, no se puede comparar ni de lejos con las gananciasdel mercado del arte. El periodista económico James Tozer publicó en The Economist el valor agregado del beneficio deflactado de casi todas las obras de arte vendidas en ese mismo periodo, y el resultado ensombrece los datos de las grandes empresas norteamericanas.

El récord lo ostentan, por ejemplo, las más de 2.000 obras del arte belga del siglo XX, entre las que se encuentran nombres como René Magritte, Paul Delvaux, James Ensor y Pierre Alechinsky, y cuyo valor ha aumentado un 1.146%. El banco americano Citi estima que el mercado de arte a nivel mundial ha mantenido una tasa de crecimiento del 13% anual desde el año 2000.

Obviamente, el arte, como cualquier otra opción de ‘inversión’, conlleva riesgos, más alto cuanto mayor sea el beneficio que se espere. No todo el mundo puede optar a comprar un Rothko o un Pollock, que están reservados para las grandes ligas del capital, pero son muchos los analistas que sugieren empezar tu propia colección de arte como un medio de diversificar a la hora de posicionar tus ahorros, además de ser una actividad con interesantes ventajas fiscales y que mejora la imagen social de quien la emprende.

Empezar a coleccionar es un paso duro pues nos enfrentamos a desembolsos importantes que nadie garantiza que sean una buena inversión o si simplemente estamos adquiriendo obras de artistas que no tendrán un recorrido. El mercado del arte es altamente subjetivo y la evolución de la valoración de un artista depende de demasiados factores que son aleatorios como para poder aplicar cualquier algoritmo lógico.

La intuición juega un papel esencial a la hora de coleccionar, y en contra de los que muchos puedan pensar, comprar arte no tiene por qué exigir grandes desembolsos. En la última edición de ARCO se han barajado ventas con cifras que pueden ir de los 800.000 euros de la pieza ‘Escritura Verde Superior’ de Jesús Rafael Soto a obras que bajaban de los 1.000 euros, como las expuestas por Federico Miró en el espacio de F2 Galería.

Antes de lanzarte a adquirir tu primera obra de arte debes tener en cuenta ciertos aspectos del coleccionismo que pueden ayudarte a tomar las decisiones adecuadas de compra:

Comprar con pasión

No se colecciona arte bajo estrictos parámetros de futura rentabilidad, sino que es una actividad en la que hay que poner el alma, y comprar por placer, porque la obra que adquieras te llegue de algún modo y empatices con la sensibilidad de la obra y el autor.

Formarse mínimamente

Para ser un buen coleccionista hay que sumergirse en el mundo del arte e ir a exposiciones, museos, galerías y ferias, y leer revistas especializadas, además de estar siempre dispuesto a dialogar con los profesionales.

Desarrollar un criterio

Llegar a controlar lo que se mueve en el mercado del arte, tan vasto y heterogéneo, hace necesario cierta especialización. Lo primero es determinar qué periodo o corriente es el que mejor se adapta a tus necesidades inversoras. Y después fijar en qué tipo de mercado vas a moverte, el primario, donde se adquiere obras en galerías, ferias o directamente del artista, o el secundario, el de las subastas, centrados en artistas de trayectoria, con un cotización conocida y comprobable.

No tener prisa

El arte es una inversión con una rentabilidad eminentemente a medio y largo plazo. Cuanto más joven sea el artista por el que apuestas más asequible será su obra y más el potencial de revalorización con el tiempo, pero mayor será el riesgo de que las expectativas no se cumplan. Así que es importante no sólo valorar la obra sino el carisma del autor, en qué círculos se mueve, con qué galerías trabaja, etc…

Mantener la mente abierta

En el arte, los gustos están en continua evolución y lo que hoy parece interesante en unos años puede resultar aburrido, por lo que hay que alimentar la curiosidad por lo nuevo y estar abierto a adquirir cosas que puedan resultarte ‘extrañas’ en un principio, de forma que tu colección se mantenga viva. Vender también es importante.

El ‘desapego’ es una buena cualidad para un coleccionista. Las obras que se adquieren se disfrutan y se amortizan, siendo su venta un medio para conseguir fondos para hacerse con piezas más importante si llega el caso.

Dejarse asesorar

Hay multitud de asesores de prestigio que realizan planes estratégicos de adquisiciones y ayudan a valorar la conveniencia de cada compra, aunque puede tratar de informarte lo más eficientemente por tu cuenta en webs especializadas como artprice.com, que tienen excelentes bases de datos y ofrecen instrumentos de ayuda en la toma de decisiones.

Para los que quieran los beneficios de invertir en arte pero no desean poseer obras físicamente, con las ‘molestias’ que supone tener una pieza de gran valor en casa o el coste de guardarla en el banco, siempre se puede recurrir a los Fondos de Inversión en Arte, cuyo objetivo es generar ganancias a través de la compra de obras que se vuelven a vender tras un periodo de tiempo prestablecido, por lo general de cinco años.

Los encargados de gestionar estos fondos son expertos en arte que juegan con piezas de nombres con solvencia, que no van a depreciarse con el tiempo, al contrario, por lo general, el valor de las piezas aumenta proporcionalmente al número de años que se mantienen fuera del mercado.

Please follow and like us:
error
Tags: