La Tendencia.

La Tendencia.

[Sangre.jpg]

San Juan en su evangelio narró, a través de la interpretación, que en el principio era el verbo y que de este surgió el hombre y de este, a su vez, todo lo creado. Tomamos pues está premisa santificada para expresar como lo diría Mc Luhan, que cultura era todo lo creado por el hombre, planteamiento hecho de lugares comunes que puede arroparlo todo pero también enviciarlo todo.

Las nuevas búsquedas artísticas en el primer mundo, llamémoslo así para definir a un mundo con controles tecnológicos e ideológicos incompatibles, por parte de ellos, se remiten a lo cotidiano y al entorno más cercano y palpable. Allí la premisa del evangelio se hace carne. En términos claros y concisos, las recetas surgen con los ingredientes que se tienen a la mano. Por ejemplo, dos grupos de rock ligero ingleses, llamados “Simply red” (Rojo común, en español) y “First Shot” (primer disparo, en español) retoman los sonidos industriales y los ruidos de calle y caseros y los distorsionan en revoluciones lentas o rápidas o ultrarrápidas para lograr texturas musicales donde se superpondrán cantos, entonaciones y demás instrumentos que generaran canciones de extrema belleza y maestría.

Luego de paseo por los caminos de Europa nos encontramos que el circo ya no se hace en carpa y mucho menos con animales, las fieras son humanas que imitan y representan el dolor psicológico y la guerra social y filosófica en que vivimos. Asimismo los juegos de artificios y malabarismos callejeros se difunden con patrocinio del estado, que considera esto parte de la divulgación, a través de la palabra y la acción, del contexto histórico y social de la realidad

Pasando al lugar de las artes plásticas nos encontramos con que el manifiesto se hace verdaderamente con carne, o por lo menos con el fluido que la recorre. Pete Doherty, por ejemplo recorre sus lienzos vacíos dibujando letras del arameo en un aquelarre de sangre menstrual o vertida directamente desde sus venas cortadas. Como lo hizo una vez el artista venezolano Armando Reverón, quien usó sus propios excrementos y orine para crear pigmentos que luego plasmó en lienzos con calidades que no se han vuelto a personar en las artes mundiales. Un grupo de artistas se reúnen una vez al mes, al sur del río Tamesis y pintan con excremento, sangre y mierda, todo ello integrado con ballet y ritualismo donde se expone una nueva visión de Dios, como creador y hacedor del hombre.

El ballet y el teatro no están exentos al entorno, a lo primitivo, como también a las nuevas tecnologías. Lo nuevo es integrar la computadora y el vídeo como elementos creativos que nos permitan con la imagen hacer y rehacer situaciones nuevas, por ejemplo dividiendo una misma imagen y repitiéndola una y otra vez con un fondo musical obtendremos la bien llamada video danza, es más si esto lo representamos será la video danza teatro. Pero no nos vayamos tan lejos en esta situación ya que nos costaría mucho en el aspecto económico.

La creación así como los medios para expresar el lenguaje, materia prima de lo artístico, tiene que partir de nuestro más cercano derredor, debemos descubrir que nos rodea y como expresarlo. Una vez dijo Jorge Luis Borges que si uno escribía sobre su calle y sobre su casa nuestros escritos serían universales. Tenemos un sol de primera, un color y tonos indescriptibles y chistes y casos lingüísticos donde poder armar mundos llenos de toda la vida que necesitamos a la hora de crear. Humildemente puedo reseñar lo que han visto mis ojos, queda de parte de ustedes hacer aquí o partir desde aquí con una nueva tendencia que se nutra de lo autóctono así como de lo tradicional.

Gerardo Martínez.
Periodista y Promotor Cultural.

Please follow and like us:
error
Tags:
,