¿Y como los Incas vestían y adornaban sus cuerpos?

¿Y como los Incas vestían y adornaban sus cuerpos?

Historia de vestido en aproximaciones personales….

 

Imagen relacionada

Imagen relacionada

 

 

Su Imperio fue tan vasto que cubría lo que hoy son 5 países, sus tierras eran tan extensas que iban del mar al cielo, atravesando aquellas montañas tan enhiestas, tan picudas que rozan el aire, la humedad, la sequía, ellos los Incas fueron tan refinados en sus esencias que usaban el oro para vestir, para decorar, era una prenda que delimitaba la clase social y militar y también representaba la comunión del sol con el humano a través de un metal.

Sus formas de gobierno era estrictamente piramidales, sin embargo en sus comunidades la comunidad imponía las leyes, a ser revisadas por los complejos formatos políticos y asimismo tenían un gran sentido de vida comunitaria.

Por esto llegaron a ser poderosos en los sistemas de intercambio, de estructura, de riquezas. Su vestimenta reflejaba esa propuesta social y hasta hoy día nos asombramos de ver sus textiles que cubrían no solo un cuerpo sino que narraban la naturaleza, de manera cíclica, representando las mareas, a través de diseños geométricos, representaban los cielos y sus aves, la fauna, la flora y los cultivos y entre todo ello la imagen del sol, considerado su padre, su ritmo y su universo.

La clase alta, conformada por militares y sacerdotes, vestían telas de finísimos brocados de oro, hilos de plata así como hilos hechos de pelos de algunos animales, plumas y lo más extraordinarios de vellos de murciélagos…. Este tejido, llamado cumbi o cumpi, estaba hecho de lana de vicuña, y cuando se le quería dar calidad especial o aspecto vistoso, se le mezclaba con hilos de oro. Además como remate final se le colocaban extraordinarias piedras preciosas.

Las mujeres y hombres de pueblo vestían largas camisolas de fibras de cañas sub acuáticas, lavadas con espumas de laguna, como ellos llamaban a los fosfatos de rio y tintada con elementos naturales de flores y piedras de su vasto territorio., cuando llegaban las estaciones o los fríos a sus territorios usaban gruesos tejidos de llama, siempre adornada con detalles simbólicos que señalaban tiempo, sol, luna y estaciones.

Las mujeres vestían de manera sencilla. Lo que las diferenciaba a una de otras según su clase, no era la complejidad en la confección sino la calidad de los géneros con que estaban fabricados los vestidos. La ropa típica era una túnica rectangular que se colocaba por la cabeza, ancha, que se ceñía a la cintura con un lazo y cuya extensión llegaba hasta los tobillos. Sobre el vestido, llevaban una capa tejida de alpaca. Las damas de la nobleza tenían el privilegio de llevar telas más sofisticadas y coloridas, como así también capas de vicuña.

En cuanto al peinado, las mujeres lo usaban con una ralla al medio y muy largo. Al igual que la ropa, que no solo tenía carácter funcional, el cabello también connotaba estados particulares de la persona: durante el duelo se llevaba más corto, como signo de belleza representaba un especial cuidado, etc. Los peinados iban cubiertos con un pequeño manto llamado ñañaca o pancpacuna.

En relación con la vestimenta masculina, los hombres comunes usaban un especie de poncho llamado onka que, normalmente, era tejido en alpaca. Encima de esta prenda, y en los días de frío, usaban una capa, también tejida, que se llamaba yacolla.

A ésta indumentaria se sumaba un taparrabo, el wara cicoy, entre las piernas. Para las clases altas cobraba especial significación, la virilidad del portador.

Los hombres también llevaban accesorios, que variaban según el rango y la ocasión en que eran usados: peines elaborados con espinas, madera, orejeras y alfileres de cobre, plata y oro.

La gente común llevaba telas de lana de alpaca, mientras que los nobles las llevaban de lana sedosa de vicuña. Los hombres peruanos llevaban una pequeña bolsa bajo el manto, colgada del hombro. En ella llevaban hojas de coca para masticar y amuletos. En la región andina la gente llevaba gorros de punta, de lana o algodón. Los incas hacían sandalias con cuero del cuello de la llama. En potras regiones, las sandalias eran de lana o, de fibra de áloe

las personas encargadas de realizar la vestimenta eran las mujeres, sobre todo mujeres casadas puesto que, ellas solamente se dedicaban a cuidar su hogar. Se aprecia también como la ropa que ellas tenían no era con mucha forma, generalmente se la ponían como salía del telar, eran anchas, muy largas y enterizos. Los enterizos les permitían a las mujeres y a los hombres, tener mayor comodidad al momento de realizar alguna hazaña.

La ropa que usaba el inca se diferenciaba de la ropa que usaba la coya (clase dedicada al mercado y a los haberes gubernamentales) y El inca vestía plumas de ave Ccorekente, borla, casco, cetro, cordón, arillo, rapacejo, capellina, pequeño centro, escudo con su banderín, pulsera, franja, copa, flecadura, sandalias, placa metálica, túnica. Y la coya se vestía con: un prendedor, cubre cabeza, mantilla, alfiler, franja, flores, bolsa, túnica, sandalia. En la siguiente imagen se aprecia detalladamente cada pieza del vestuario del inca y de la coya.

Hay que agregar que los incas tuvieron una gran distribución de reciprocidad al momento de repartir sus alimentos, también tuvieron la misma reciprocidad para repartir sus trajes. La ropa que sobraba se colocaba en depósitos. Había diferentes tipos de material para fabricar su vestimenta los cuáles se dividían en dos: abasca y el cumbi. La abasca eran tejidos de lana de las llamas o corderos e iban distribuidos al pueblo en sí; en cambio, el cumbi era elaborado de la lana de las vicuñas y de las alpacas e iban distribuidos a la clase noble. Según historiadores el bordado de estos trajes era más fino que los mismos tejidos de Europa en sus tiempos

Gerardo Martínez

 

Please follow and like us: